post

En este artículo hablaremos sobre cómo el diseño de un personaje debe comenzar con su dibujo más básico, y cómo este puede basarse en diferentes cánones que, desde el primer momento, determinarán en gran parte la personalidad o impresión que dicho personaje produce a los jugadores, gracias a clichés o ideas predefinidas que hay en nuestra sociedad.

Dibujando una personalidad

Aunque suene evidente, la complexión anatómica juega un rol importante en el aspecto de un personaje, ya que el físico puede subrayar atributos psicológicos, a través de la asociación, jugando con los clichés o incluso con la contraposición de ideas y la sorpresa, y ayuda a ubicar al personaje dentro de un contexto. A lo largo de este artículo, se mencionarán algunas de las complexiones básicas que puede tener el cuerpo humano, señalando en qué se diferencian y para qué tipo de personaje es aconsejable su uso.

Antes de nada, sin entrar en detalles de medidas y proporciones, es importante establecer dos cánones: uno académico, que engloba unas medidas realistas, y otro esbelto, más utilizado en la ficción. La diferencia es la proporción de cabezas respecto al cuerpo, siendo que el canon académi­co tiene una altura de 7 cabezas y media (abajo, figura A) y el canon esbelto una altura de 8 cabe­zas (figura B). El ancho de la primera suele ser de 2 cabezas, mientras que en el segundo caso, de 2 cabezas y media, pero toda medida es voluble en cuanto a que los anchos de zonas como la cadera o la espalda dependerán, tanto de cuestiones genéticas como del estilo de vida del personaje que queramos representar , como de la manera que este afecta a su forma física.

Con esta introducción, queda definido el primer punto a tener en cuenta para dibujar un persona­je, que es algo tan básico como saber a quién queremos dibujar. Es decir, antes de pasar al lápiz, es importante esbozar qué pretende transmitir un personaje, respondiendo a preguntas básicas, como la relevancia de su papel en la historia, su rol como villano o antagonista, su oficio o poder si se trata de un ser sobrenatural, sus cualidades físicas; y en general, la  impresión que pretende dar cuando aparezca.

NOTA: Durante este artículo se empleará el canon académico (figura A) para ilustrar los ejemplos, así como descripciones basadas en estereotipos para facilitar la comprensión. Aunque se use un cuerpo masculino para los ejemplos, el cuerpo femenino puede seguir los mismos cánones, aña­diendo busto y ensanchando ligeramente la pelvis.

Figura A: Canon académico Figura B: Canon esbelto

Figura A: Canon académico             Figura B: Canon esbelto

DELGADO

Delgado desnutrido

Figura C: Delgado

Al pensar en alguien delgado, en su definición más pura, lo más probable es visualizar a alguien en baja forma, de vida sedentaria, e incluso con problemas nutricionales si se lleva a un caso  más extremo.

Bajo estas pautas, una anatomía delgada se caracterizará por la ausencia de masa muscular desarrolla­da, haciendo que aquellas partes donde hay mucho músculo, como brazos y piernas, se vean muy finas, remarcando las zonas donde hay hueso, como los codos, cuello, muñecas y dedos, rodillas, pelvis, cla­vícula… Adicionalmente, la espalda tampoco deberá ser muy ancha ante la falta de ejercicio que la desa­rrolle, y es posible que tenga los hombros caídos, e incluso podría ser más estrecha que la pelvis, si esta se dibuja con cierto grosor. 

Remarcar las costillas o las vértebras en la espal­da acentuará la delgadez del personaje, y si esta característica se acompaña de una barriga hinchada, tipo cervecera, se dará a entender un problema de malnutrición.

¿Para quién es apropiado este cuerpo?

Este es un tipo de complexión muy apropiado para personajes que suelen asociarse a la debilidad, como nerds y estereotipos de gente que sufre de acoso, o incluso ancianos (en cuyo caso, habría que encorvar la espalda y dibujar la piel y músculos caídos, por efecto de la gravedad), gente que lleve una vida sedentaria sin tendencia a engordar o con problemas alimenticios debido a su estatus social u otros factores.

FIBRADO

Fibrado

Figura D: Fibrado

La complexión fibrada es autodescriptiva: 100% fibra muscular y 0% materia grasa. Se tratan de cuerpos muy ejercitados, propios de gente activa y atletas, donde pueden observarse con total claridad todos los músculos del cuerpo. Sin embargo, no es un tipo de cuerpo que se caracterice por el volumen mus­cular, sólo por su definición. Pueden tener una espalda relativamente ancha en comparación a la pelvis, sin llegar al exceso de un cuerpo más musculado que se verá a continuación, pero el rasgo más importante es la definición de los músculos, haciendo que sean fácilmente distin­guibles en todo el cuerpo, especialmente en zonas como brazos, piernas y abdominales.

¿Para quién es apropiado este cuerpo?

Un cuerpo ejercitado y delgado denota agilidad más que fuerza, por lo que puede ser apropiado para seres sobrenaturales con poderes basados en esta cualidad, u oficios basados en este rasgo. También indica juventud, por lo que encaja en perfiles jóve­nes y adolescentes. En general, representa muy bien un estilo de vida saludable.

MUSCULOSO

Posiblemente, la complexión más empleada para los protagonistas de cómics y novelas gráficas, el cuer­po musculoso se basa en la definición y el aumento de volumen muscular.

Musculoso

Figura E: Musculoso

Son anatomías exageradas, donde el tamaño de cada músculo es desproporcionado y exagerado. Las zonas donde suele exagerase más este rasgos son los brazos, los dorsales y el pectoral, marcando y agrandando cada uno de los músculos, enfatizando detalles como los serratos o los abdominales. Es una versión aumentada del cuerpo fibrado. Para dar aún mayor sensación de musculatura, la zona dorsal de la espada puede ensancharse, lo cual crea una desproporción con la cadera, dando como resultado la forma de V. Ensanchar los trapecios, de forma que el cuello quede prácticamente enterrado entre ellos y aumentar el volumen de las piernas y gemelos , contribuyen a la sensación de horas en el gimnasio o exceso de fuerza.

¿Para quién es apropiado este cuerpo?

Es un tipo de cuerpo rudo e intimidante, que da la impresión de fuerza, más que de velocidad, por lo que es muy frecuente entre personajes que poseen fuerza sobrehumana. A veces, un cuerpo grande y musculado puede dar la sensación de abuso de po­der y maldad, o incluso de una inteligencia restringi­da. En cuerpos esbeltos, da sensación de heroicidad.

MUSCULOSO VESTIGIAL

Musculoso vestigial

Figura F: Musculoso Vestigial

Esta es una versión del cuerpo musculoso, y en muchas ocasiones, una fase posterior. Se trata de un cuerpo al que le quedan vestigios de musculatura, pero que no tiene la misma actividad que antes. Sigue siendo ancho y exagerado, pero menos defi­nido y algo más grueso por la falta de ejercicio. El músculo pectoral sigue siendo grande, pero ahora más caído, y la zona abdominal suele ser sustituida por una buena panza. Las piernas, especialmente en la zona del muslo, también tienden a perder definición y músculo.

¿Para quién es apropiado este cuerpo?

Similar al musculoso, pero aún más rudo e inti­midante, da la impresión de fuerza. Sin embargo, la falta de forma da la sensación de una vida más inactiva. Esto lo hace idóneo para viejas glorias, o antiguos guerreros que tras años de batalla gozan de su recompensa como jefes de su clan. Aunque tam­bién puede usarse en personajes físicamente muy activos, pero con hábitos alimenticios exagerados. Es muy típico representar así a bárbaros y vikingos.

SOBREPESO

Sobrepeso

Figura G: Sobrepeso

La anatomía de alguien con sobrepeso es fácilmente reconocible. Su principal característica es que se trata de una persona más ancha de lo común, pero a diferencia de una persona musculada o musculada vestigial, no existen indicios de actividad física. El exceso de materia grasa y la ausencia de deporte, marcarán las bases de este tipo de cuerpo.

Las zonas que primero tienden a engordar son los brazos y el pecho, que por acción de la gravedad, tie­nden a caer. La zona abdominal también es propicia a ensanchar, acumulando la grasa por encima de la cadera. Esto hace que conforme vayan aumentan­do los kilos, la piel se vaya plegando, formando los famosos michelines. Ante la falta de ejercicio, los hombros suelen estar caídos.

Las piernas y la cadera no engordan con tanta facilidad, manteniéndose relativamente delgadas en pro­porción al resto del cuerpo, pero sin definición. En casos más extremos, como la obesidad, las piernas también ensanchan, haciendo que ambos muslos se junten y engordando los tobillos como resultado de problemas circulatorios y retención de líquidos, lo que da la impresión de unos pies minúsculos.

¿Para quién es apropiado este cuerpo?

Pese a las creencias populares, un personaje con exceso de peso puede adoptar varios roles, siendo el tipo de cuerpo más versátil. A nivel físico, puede suponer una enorme fuerza y resultar muy intimi­dante. Aunque también puede reflejar dejadez , pereza y/o gula, por lo que es muy habitual ver a personajes vagos con kilos de más. Incluso puede dar sensación de poder y riquezas, al vincularse el exceso de peso a grandes fiestas y banquetes. Por el lado contrario, suelen representarse a los personajes con sobrepeso como sensibles y bondadosos, usual­mente a causa de un acoso por su condición física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *